Ecuador: ¿soplan vientos de cambio?

Ecuador: ¿soplan vientos de cambio?

Autor: Mauricio Alarcón Salvador

Reporte exclusivo para la Red Liberal de América Latina (RELIAL)

 

Hasta finales de 2015, todo apuntaba a que Rafael Correa continuaría en el poder para el período 2017-2021. En 2014, junto a sus legisladores, presentó ante la Corte Constitucional un paquete de enmiendas constitucionales que serían debatidas y aprobadas en la Asamblea Nacional (en la que su bancada tiene mayoría absoluta), entre las cuales se encontraba una que permitía la denominada “reelección indefinida”.

 

En la recta final del proceso de aprobación, las protestas ciudadanas y de grupos de oposición política crecieron, rechazando la reelección indefinida y evidenciando que Correa sería el principal beneficiario de la misma. La presión fue tan notoria que el presidente y sus legisladores se vieron obligados a plantear una disposición transitoria según la cual esta enmienda entraría en vigencia el 24 de mayo de 2017, luego del proceso electoral de febrero de 2017.

 

En diciembre de 2015, la Asamblea Nacional finalmente aprobó el paquete de enmiendas con la transitoria propuesta. De esta forma Correa no estaría habilitado para correr por un nuevo mandato, lo que cambió radicalmente el panorama electoral de cara a las elecciones que tendrán lugar el próximo 19 de febrero.

 

Las precandidaturas

 

Con Rafael Correa fuera de contienda, el panorama preelectoral cambió por completo. Por una parte, el partido de gobierno inició la búsqueda de un cuadro fuerte para no perder el poder que han retenido durante 10 años, su “década ganada” como ellos la llaman. Por otra, todos los demás partidos y movimientos políticos que en la ausencia de Correa vieron la gran oportunidad de recuperar espacio.

 

Así, en el oficialismo se mencionaron varios nombres como precandidatos. Ministros y asambleístas, el ex vicepresidente Lenin Moreno y el actual vicepresidente Jorge Glas, pugnaban para ser ungidos por Correa. En la oposición, más de 20 precandidatos, para todos los gustos, manifestaron su interés de competir. Entre varios de ellos, se impulsaron tres procesos de unidad.

 

El primero, “Compromiso Ecuador”, integrado por el Movimiento Creando Oportunidades CREO y varios movimientos y actores políticos de distintas ideologías, que inicialmente se conformó para rechazar las enmiendas constitucionales, y terminó impulsando la candidatura de Guillermo Lasso, quien en las elecciones de 2013 terminó en segundo lugar. El segundo, “Convergencia Democrática por la Unidad”, convocada por el alcalde de Guayaquil Jaime Nebot, que aglutinaba al Partido Social Cristiano, el Partido Avanza, el Movimiento Concertación, SUMA (del alcalde de Quito Mauricio Rodas) y Juntos Podemos (del prefecto de Azuay Paúl Carrasco) con dos precandidatos, la socialcristiana Cynthia Viteri y Paúl Carrasco. El tercero y último, el “Acuerdo Nacional por el Cambio”, coalición autodenominada progresista conformada por el movimiento indígena Pachakutik, los partidos Unidad Popular, Izquierda Democrática y Centro Democrático (del prefecto de Guayas y ex aliado del correísmo Jimmy Jairala), y varias organizaciones sociales, en torno a las precandidaturas de Lenin Hurtado, Enrique Ayala Mora (ex rector de la Universidad Andina Simón Bolívar) y Paco Moncayo (ex alcalde de Quito).

 

Con la volatilidad de la política latinoamericana, en la cual Ecuador no es una excepción, el panorama cambió hasta el momento final en que las candidaturas fueron presentadas al Consejo Nacional Electoral. Varios precandidatos se quedaron en el camino y la “Convergencia Democrática por la Unidad” se desmembró por completo, terminando la mayoría de sus ex integrantes sumándose a la candidatura de Lasso. Esto causó incertidumbre en una ciudadanía que se había acostumbrado a procesos electorales sin tantos giros políticos y con pocos actores desde 2006.

 

La carrera electoral

 

Finalmente, ocho candidatos quedaron inscritos para correr por la Presidencia de la República. Siete de ellos son personas que han estado en la política nacional durante, por lo menos, los últimos diez años. Solo uno, se presenta como el candidato más joven en la historia política nacional, aprovechándose de otra enmienda constitucional que redujo la edad para aspirar a la Presidencia, de 35 a 30 años. A continuación, el perfil de cada uno de ellos, según el orden que ocuparán en la papeleta de votación del próximo 19 de febrero.

 

Patricio Zuquilanda Duque.

Candidato por el Partido Sociedad Patriótica que en 2003 llevó al poder al Coronel golpista Lucio Gutiérrez. Es doctor en Jurisprudencia y tiene estudios de postgrado en Comercio Internacional. Fue Embajador de carrera en el servicio diplomático ecuatoriano, sirviendo en misiones en Egipto, Corea, Tailandia, Singapur, Estados Unidos y Colombia. Entre 2003 y 2005 fue Ministro de Relaciones Exteriores. Si bien se califica ideológicamente como una persona de centro izquierda, su plan de gobierno incluye polémicas propuestas como la exigencia a todos los ciudadanos del mundo de una visa para ingresar a Ecuador. En lo económico se ha mostrado partidario de fortalecer la dolarización, controlar eficientemente el gasto público, fomentar el sector productivo y las exportaciones, y eliminar las empresas públicas ineficientes que se han creado en la última década.

 

Iván Espinel Molina.

El candidato más joven a la Presidencia con tan solo 33 años. Pertenece al partido Fuerza Compromiso Social que participa por primera vez en una contienda electoral. Es médico con una maestría en Gerencia en Servicios de Salud. En 2011 dirigió un hospital del servicio de seguridad social y en 2013 fue nombrado director del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social en la provincia de Guayas. Fue militante activo en el partido oficialista de Rafael Correa y es primo de Vinicio y Fernando Alvarado Espinel, altos funcionarios correístas, responsables del aparato de propaganda del gobierno nacional. Afirma estar en el centro ideológico. Su plan de gobierno incluye la implantación de la pena de muerte para violadores de menores y la creación de escuadrones especiales de la policía para el combate a la delincuencia.

 

Cynthia Viteri Jiménez

Perteneciente al Partido Social Cristiano es sin duda la candidata con mayor experiencia política. Doctora en Jurisprudencia, ha sido legisladora durante los últimos 20 años, desde la Asamblea Constituyente de 1997. Fue candidata a la Presidencia en 2006, alcanzando el quinto lugar en el proceso que llevó al poder a Rafael Correa. Pertenece a un partido mayoritariamente conservador con fuerte influencia de la doctrina social de la iglesia. Su plan de gobierno incorpora todo tipo de propuestas, desde la eliminación de impuestos, pasando por la implementación de la cadena perpetua para ciertos delitos, como el femicidio, hasta la gratuidad de la energía eléctrica para hogares de bajo consumo y la entrega de tablets gratuitas para todos los estudiantes.

 

Abdalá Bucaram Pulley

El segundo candidato más joven a la Presidencia, con 34 años de edad. Hijo del expresidente Abdalá Bucaram Ortiz, destituido por el Congreso Nacional en 1997 tras declarársele incapaz mental para gobernar. Fundó el partido Fuerza Ecuador sobre la base del Partido Roldosista Ecuatoriano de su padre. Es Abogado con una maestría en Gestión Política y una Especialización en Derecho Constitucional. Fue elegido Asambleísta Nacional en 2009 y 2013, y fue aliado de Rafael Correa durante sus primeros años como legislado. Dice responder a una ideología de centro izquierda progresista. Al momento de inscribir su candidatura presentó un plan de gobierno de tres páginas que incluye la renegociación de la deuda externa, la reducción del IVA y la eliminación de otros impuestos, y la reforma a la controversial Ley de Comunicación.

 

Paco Moncayo Gallegos

Candidato por el Acuerdo Nacional por el Cambio. Este General retirado, es además doctor en Ciencias Internacionales. En 1995, como Comandante General de las Fuerzas Armadas dirigió la defensa del país en el conflicto armado con el Perú, lo que generó reconocimiento nacional y le abrió las puertas de la política. Fue diputado en 1998 y en 2000 resultó electo como alcalde de Quito, siendo reelecto en 2004. En 2009 renuncia a la Alcaldía y es electo Asambleísta, perdiendo su reelección en ese cargo en 2013 con el movimiento progresista Ruptura de los 25. Es reconocido por haber logrado la recuperación del centro histórico de Quito mientras fue alcalde. De ideología centro izquierdista, de la línea de la internacional socialista, presentó un plan de gobierno con tres ejes: democracia económico – productiva, democracia social y democracia político – territorial.

 

Washington Pesántez Muñoz

Debuta por primera vez en la política electoral con el Movimiento Unión Ecuatoriana, creado para patrocinar su candidatura a la Presidencia. Abogado y doctor en Jurisprudencia, hizo carrera en el Ministerio Público desde 1998, llegando a ser Fiscal General en 2007. Conocido por su cercanía a Rafael Correa, por haber estudiado juntos a finales de los años 80 en la Universidad de Lovaina, Bélgica. En 2010, la Asamblea Nacional inició un juicio político en su contra por falta de probidad y actuación imparcial en un caso de muerte que involucraba a su esposa, y por incumplimiento de funciones y responsabilidades en su trabajo como Fiscal. Define a su Movimiento como de centro izquierda, apoyando las tesis de la denominada “tercera vía”. Ha manifestado que de llegar al poder convocará a una nueva Asamblea Constituyente para hacer reformas profundas al Estado.

 

Guillermo Lasso Mendoza

Candidato por el Movimiento Creando Oportunidades, CREO, en alianza con el Movimiento SUMA del alcalde de Quito, Mauricio Rodas. Se presenta por segunda vez consecutiva a la Presidencia. En 2013 quedó en segundo lugar en el proceso que viabilizó la segunda reelección de Rafael Correa. No posee título universitario, sin embargo, es un reconocido banquero vinculado al Banco de Guayaquil, uno de los principales del país. Fue gobernador del Guayas en 1998, superministro de Economía y Energía en 1999 por 37 días, y Embajador Itinerante de Ecuador en 2003. Perteneciente a la centro derecha, ha manifestado ser liberal en lo económico pero conservador en lo social. Su plan de gobierno se enfoca en dos principios básicos, la libertad y la solidaridad social. Ha propuesto la reducción del tamaño del Estado, la eliminación de por lo menos 14 impuestos, la creación de zonas francas, y la apertura comercial al mundo. Cree en la protección de la vida desde la concepción y que el matrimonio debe ser entre hombre y mujer, con la finalidad de procrear.

 

Lenin Moreno Garcés

El candidato del oficialismo, perteneciente al Movimiento Alianza PAIS. Licenciado en Administración Pública, fue vicepresidente de la República entre 2007 y 2013. Dirigió la denominada Misión Manuela Espejo y el programa Joaquín Gallegos Lara, en beneficio de las personas con discapacidad. Al culminar su período en la Vicepresidencia, anunció su retiro de la política y se convirtió en enviado especial del Secretario de Naciones Unidas sobre Discapacidad y Accesibilidad. En su retorno a la política, ha ratificado su compromiso con la denominada “Revolución Ciudadana” y ha calificado a Rafael Correa como “uno de los mejores hombres que ha tenido la patria”. Su plan de gobierno se alinea con el denominado Socialismo del Siglo XXI y especifica 10 revoluciones en distintas áreas del país. Resume su propuesta en “empleo para todos, casa para todos, universidad para todos y eliminación de la pobreza.”

 

Estamos a pocos días de las elecciones y las cifras generan preocupación en algunos sectores ciudadanos. Al momento, 1 de cada 3 ecuatorianos manifiesta que no ha decidido su voto. Además, las encuestas señalan que por lo menos el 15% de los electores votará nulo o en blanco, considerados votos no válidos según la normativa ecuatoriana. Se han hecho públicas las últimas encuestas que estarán disponibles a la ciudadanía, debido a la veda electoral, y es evidente el desgaste del oficialismo, pese a que sigue punteando las preferencias. Lo siguen con buenos números los dos candidatos de centro derecha, cuyas cifras han crecido, abriendo la posibilidad de que no haya un ganador el próximo 19 de febrero y la Presidencia de la República se decida en una segunda vuelta. Sin embargo, nada está dicho y cabe la posibilidad, real, de que las cosas sigan cambiando en los próximos días.

 

Leer segunda parte parte del artículo aquí

 

Fotografía: El Político (2017). "Ecuador prepara Plan de Seguridad para Elecciones 2017". [Figura]. Recuperado de: http://www.elpolitico.com/ecuador-prepara-plan-de-seguridad-para-elecciones-2017/